Operación hiperhidrosis axilar

La mayoría de las personas, si no todas, sudan en las axilas, pero las personas que sufren de hiperhidrosis axilar extrema, experimentan un sudor excesivo que gotea en el área de la axila. El trastorno es causado por una sobreestimulación del sistema nervioso simpático, que está situado en la cavidad torácica. Muchas personas con la condición también sufren de sudoración excesiva en la mano. Algunos alimentos específicos, la ansiedad, el estrés y las situaciones emocionales pueden empeorar la hiperhidrosis axilar. Otro tipo de hiperhidrosis axilar es la bromhidrosis, en cuyo caso, ciertas bacterias que se encuentran en la piel convierten el sudor en una condición de mal olor.

Operación hiperhidrosis axilar

La sudoración excesiva en las axilas por lo general comienza en la pubertad y puede convertirse en un estigma social. Los pacientes cambian de ropa a menudo, tratan de ocultar el problema con ciertos estilos de ropa o telas de colores, y a veces, se pueden ver sometidos a groseros comentarios por parte de otros compañeros de trabajo o de estudio.

Aunque la sudoración excesiva puede ser resistente a los desodorantes, antitranspirantes y medicamentos que controlan el olor, el tratamiento conservador con uno o varios de ellos es a menudo un buen comienzo.

Operación extirpación glándula sudorípara

La hiperhidrosis axilar muy severa puede necesitar ser tratada con la extirpación quirúrgica permanente de las glándulas sudoríparas por un cirujano plástico. Puede ser utilizado cualquier procedimiento quirúrgico tradicional o uno mínimamente invasivo llamado curetaje de succión, que es una forma modificada de la liposucción. El curetaje de succión es un procedimiento ambulatorio. Las glándulas sudoríparas y las axilas se duermen y anestesian con una anestesia local. A través de pequeñas incisiones por encima y por debajo de las axilas, el cirujano plástico elimina las glándulas sudoríparas mediante una succión y raspado (curetaje) rápido. La cirugía tarda alrededor de 60 a 90 minutos, y los pacientes vuelven a casa ese mismo día. Algunos pacientes vuelven al trabajo al día siguiente. Más del 95 por ciento de los pacientes reportan menos molestias y sequedad permanente. Los pacientes pueden experimentar cicatrices o sudoración compensatoria (sudoración excesiva de la espalda, el torso y las piernas), tras este tipo de cirugía de extirpación de la glándula sudorípara.

Operación ETS

En pacientes seleccionados, la simpatectomía torácica endoscópica (ETS) puede ser beneficiosa para la hiperhidrosis axilar. Es muy importante encontrar un especialista hábil en la ejecución de ETS y procedimientos toracoscópicos. Preguntar y pedir recomendaciones al médico de cabecera puede resultar útil. La cirugía se realiza a través de dos incisiones (cada una de aproximadamente un cuarto de pulgada) realizadas bajo la axila. Usando un telescopio llamado toracoscopio - un instrumento delgado con una fuente de luz y una pequeña cámara de fibra óptica conectada - el cirujano ve ampliada el área que va a operar. Con el uso de instrumentos especiales colocados dentro de las incisiones, el cirujano selecciona nervios simpáticos o ganglios nerviosos (terminales nerviosas) en el pecho y luego los corta, interrumpiendo así los impulsos nerviosos en las glándulas sudoríparas. Esto no daña el sistema nervioso simpático, porque hay una superposición en el funcionamiento de la cadena simpática de los nervios. Debido a que la ETS se realiza a través de pequeñas incisiones en lugar de una gran incisión en el pecho, no hay cicatrices, es menos doloroso y la recuperación es más rápida. La cirugía completa dura alrededor de una hora y la mayoría de los pacientes se van a casa más tarde ese mismo día. Puede haber algo de dolor en el lugar de la incisión y en el área del pecho, pero las suturas están por debajo de la piel y se disolverán. El paciente puede bañarse al día siguiente y volver a su trabajo y actividades normales en unos días.

La ETS es muy eficaz. En general, las tasas de éxito de este tipo de operación para los pacientes con hiperhidrosis axilar son ligeramente inferiores a las observadas cuando se realiza el procedimiento para la hiperhidrosis palmar (tasa de éxito del 85-90% para la hiperhidrosis axilar). Además, las operaciones deben ser consideradas sólo para la hiperhidrosis axilar severa después de haber intentado otros tratamientos. La mayoría de los pacientes de edades de 10 a 65 años se pueden tratar con ETS. La cirugía no es apropiada para las personas con enfermedades cardio-respiratorias, enfermedad pleural, enfermedad de la tiroides sin tratar o cicatrización excesiva del pecho. El doctor elegido para realizar la ETS revisará el estado de salud individual de cada paciente y las necesidades únicas y determinará si es un buen candidato para la operación.

La hiperhidrosis axilar es considerada una enfermedad, con complicaciones físicas y psicológicas graves, cuando no se trata. Por lo tanto, en algunos países las ETS pueden estar cubiertas por un seguro de salud, ya que se considera una necesidad médica y no un procedimiento cosmético. Sin embargo, la póliza del paciente puede requerir que pruebes los métodos más conservadores primero. Debe consultarse la cobertura del seguro de salud individual para determinar los beneficios.

Riesgos de la operación ETS

La ETS se realiza bajo anestesia general y conlleva los riesgos de cualquier procedimiento quirúrgico: reacciones a medicamentos, sangrado o infecciones. Durante la ETS, el cirujano colapsa el pulmón para poder ver el nervio simpático. El colapso de un pulmón durante la cirugía es rutinario en todos los tipos de procedimientos quirúrgicos torácicos y no tiene riesgos asociados. Cuando se completa la ETS, el pulmón se vuelve a inflar. Una pequeña cantidad de aire se deja en la cavidad torácica (neumotórax), pero el aire se reabsorbe al cabo de unos pocos días y no hay efectos a largo plazo. En raras ocasiones, puede ocurrir una hemorragia en el pecho (hemotórax). Si la sangre no resuelve por sí sola, se puede necesitar repetir un procedimiento toracoscópico para eliminar los coágulos de sangre de la cavidad torácica.

Operación hiperhidrosis en axilas

Posibles efectos secundarios de la ETS

  • La sudoración compensatoria

El efecto secundario más común de las ETS es la sudoración compensatoria - sudoración excesiva de la espalda, el abdomen, los muslos y las piernas. Alrededor del 70% de los pacientes que se someten a ETS experimentan sudoración compensatoria en algún grado. Los pacientes que sólo tienen hiperhidrosis palmar son los menos propensos a tener sudoración compensatoria significativa después de las ETS. Cuando se realiza la ETS para la hiperhidrosis axilar, aumenta el riesgo de sudoración compensatoria. En general, toda la zona desde la línea de los pezones estará más seca con el procedimiento de ETS. La sudoración compensatoria es bien tolerada por la mayoría de los pacientes y es, en la mayoría de los casos, visto como algo mucho más manejable que su problema inicial de hiperhidrosis. El medicamento Robinol ha sido eficaz en algunos casos en la disminución de la sudoración corporal generalizada.

  • Síndrome de Horner

La incidencia de desarrollar el síndrome de Horner - marcada por los párpados caídos, pupilas encogidas y ausencia de sudor en el rostro - es muy poco frecuente (0,3%). Esto puede ocurrir si el nervio simpático cerca del nivel T1 también se ve afectado. El riesgo de síndrome de Horner es más alto en pacientes que se someten a ETS para la hiperhidrosis facial y/o rubor, ya que la cadena del nervio simpático se corta más cerca del nivel T1 en comparación con las ETS para otros tipos de hiperhidrosis.

  • La sudoración gustativa

La sudoración gustativa - sudoración de la cara al comer u oler ciertos tipos de alimentos - ocurre en un pequeño número de pacientes después de las ETS, pero por lo general no es un problema importante.

  • Neuritis y Neuralgia

Neuritis y neuralgias, que son el dolor no específico en la espalda entre los omóplatos, se produce en un número muy pequeño de pacientes y es secundario a la irritación de las terminaciones nerviosas. Esta condición por lo general se detiene por sí misma y rara vez es grave o permanente. Se puede tratar con medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos, tales como Motrin.

  • Lesión del plexo braquial

Esta condición, caracterizada por la debilidad o parálisis de las extremidades superiores, es extremadamente rara y es causada por una lesión en los nervios espinales.

  • Disminución del ritmo cardíaco

Muchos pacientes experimentan una caída del 10% en la frecuencia cardíaca después de la cirugía, pero esta condición no se ha demostrado que afecta la resistencia y la tolerancia al ejercicio. De hecho, las ETS parecen beneficiar a pacientes con ciertas arritmias del corazón. Sin embargo, los atletas competitivos que dependen de la maximización de su frecuencia cardíaca deben considerar este posible efecto secundario con más detenimiento que los demás.

  • Sequedad facial

Después de la ETS, algunos pacientes notan sequedad en la piel de la cara, el cuello y el cuero cabelludo. Puede ser tratado con cremas hidratantes. La deshidratación de la piel con frecuencia mejora el acné en muchos pacientes, que es un "efecto secundario" con importantes beneficios para muchos adultos jóvenes y adolescentes.