Tratamiento de la hiperhidrosis axilar

La sudoración axilar excesiva también conocida como hiperhidrosis axilar es otra parte del problema de la hiperhidrosis focal. Por lo general, la sudoración excesiva de las axilas va unida a la hiperhidrosis palmar y plantar, pero también puede aparecer en una zona en solitario provocando sudoración excesiva. Afecta a los pacientes tanto en el ámbito social como funcional. No se conocen las estadísticas exactas, pero es un problema bien extendido. Existen diferentes niveles de sudoración excesiva por lo que se convierte en un problema subjetivo. Si un paciente describe la sudoración que padece como goteo a lo largo de sus brazos y empapando a través de su ropa, entonces el caso puede ser descrito como sudoración excesiva en las axilas o hiperhidrosis axilar. Por lo general, este problema se inicia en la adolescencia y puede representar los problemas de maduración, pero si además continúa a través de los años se puede considerar como un problema crónico.

Tratamiento de la hiperhidrosis axilar

Opciones de tratamiento de la hiperhidrosis axilar

Antitranspirantes

Existen múltiples y diferentes grupos de antitranspirantes disponibles en el mercado. Se puede empezar con preparaciones sin prescripción y si esto no ayuda, entonces el siguiente paso debería ser la aplicación de lociones prescritas de cloruro de aluminio. Estos productos vienen en diferentes concentraciones, pero si se necesitan antitranspirantes un 20% o más de cloruro de aluminio para un específico tratamiento de hiperhidrosis axilar, es necesario receta médica. Estos preparados pueden causar algunas irritaciones o sensación de ardor pero aún y así, recomienda probarlos.

Entre las diferentes marcas de antitranspirantes, encontramos el Maxim - que se puede comprar online también, y tiene un PH neutro que puede dar una mejor tolerancia a esta preparación. Otro producto sería el Sweat Block. Esos antitranspirantes trabajan en el mismo principio que Drysol. La diferencia podría estar en la concentración del ingrediente activo de cloruro de aluminio.

Botox

Si los antitranspirantes locales no ayudan, la siguiente opción podría ser el tratamiento con Botox como una solución temporal, pero más cara. Las inyecciones de toxina botulínica pueden ayudar hasta 3-4 meses. El Botox es bien tolerado en general por los pacientes y casi sin dolor. Si uno está buscando una mejoría parcial, sobre todo en los meses de verano, entonces este puede ser un enfoque viable.

Opciones quirúrgicas

Hasta cerca de 1995 el curetaje axilar de succión fue el método de escisión más utilizado. Esta operación se llevaba a cabo mediante una escisión elíptica de la piel de la axila. Algunas variedades de este método existían pero si existían fueron asociadas con una gran cicatriz y tiempos de curación relativamente largos. Sin embargo, nunca ofrecieron una tasa de éxito del 100%.

Método quirúrgico mejorado

Desde el curetaje de succión axilar en 1995, el procedimiento se convirtió en la elección más efectiva para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar (sudoración excesiva en las axilas). En este procedimiento una fuerza mecánica se aplica a las capas subdérmicos de la piel (debajo de la piel de la axila) con el fin de eliminar la mayor cantidad de glándulas sudoríparas en la medida de los posible. Más recientemente la idea de usar un láser como único tratamiento para la hiperhidrosis axilar ganó algo de impulso. La experiencia ha demostrado que el tratamiento con láser por sí mismo no produce resultados óptimos. Desde entonces, la combinación de la ablación subdérmica con láser y el curetaje axilar de succión se convirtió en el tratamiento de elección con la mejora de las tasas de éxito. Las tasas de éxito oscilan entre 85-95%.

Hiperhidrosis axilar tratamiento

Nuevo tratamiento miraDry

Para la sudoración excesiva aislada en las axilas hay un nuevo enfoque de tratamiento que incorpora la energía térmica producida por microondas que a su vez destruye las glándulas sudoríparas situadas por debajo de la superficie de la piel. Este tratamiento consiste en la aplicación de calor producido por microondas y se aplica en pasos a la zona de la axila. Todo el procedimiento se realiza bajo anestesia local y no implica ninguna cirugía. El dolor es controlado efectivamente con anestésicos locales y cualquier cantidad de dolor residual después del procedimiento es mínima a moderada y se puede manejar bien con medicamentos orales para el dolor. En algunos casos aparece hinchazón menor e irritación local y puede permanecer durante unos pocos días. En algunos casos, el procedimiento debe repetirse una vez después de 3-4 meses con el fin de conseguir unos resultados más satisfactorios. La tasa general de éxito de este procedimiento es superior al 85%.

Elegir tratamiento

La hiperhidrosis axilar es un problema bien conocido. Las opciones de tratamiento deben comenzar pasando por las medidas más conservadoras antes de llegar a las intervenciones quirúrgicas. La ablación con láser subdérmica combinada con el curetaje de succión axilar es una opción viable para la sudoración excesiva axilar una vez que los tratamientos conservadores han fracasado o resultado ser un éxito limitado. El nuevo tratamiento miraDry es también una nueva y prometedora opción posible. La simpatectomía torácica endoscópica (ETS) no se suele recomendar a los pacientes que sufren sólo de sudoración excesiva axilar. Los métodos quirúrgicos para la hiperhidrosis han mejorado permitiendo diferentes procedimientos para los diferentes tipos de hiperhidrosis focal. Siempre es recomendable que el paciente discuta sus opciones con un médico. El médico hará un estudio, diagnóstico y seguimiento para poder recomendar el adecuado tratamiento para la hiperhidrosis axilar de cada paciente.