Hiperhidrosis en las manos

Solución hiperhidrosis palmar

La hiperhidrosis palmar o la excesiva sudoración de manos es la forma más común y problemática de la hiperhidrosis. Las personas con hiperhidrosis palmar tienen las manos frías y húmedas y les sudan en exceso. La sudoración de las manos puede ser iniciada por angustia emocional, nerviosismo, situaciones de estrés y ansiedad. La sudoración excesiva también puede aparecer sin ningún estímulo visible.

Hiperhidrosis en las manos

Las manos sudorosas también pueden estar asociadas con el síndrome de sudoración excesiva, conocido como hiperhidrosis, y puede afectar a las palmas, plantas, axilas y rostro. Sin embargo, la combinación más común son las palmas y pies sudorosos. Los síntomas por lo general comienzan en la adolescencia y continúan a través de la vida entera.

La hiperhidrosis palmar afecta a cada aspecto de la vida de quién la sufre. La gente se da cuenta constantemente de este problema y por ello, se trata de ocultar a los demás. Las personas afectadas no pueden controlar su sudoración de manos, que también puede ser agravada por la angustia emocional. Muchos pacientes sienten una sensación de hormigueo y piensan que sus poros de la piel se abren antes de que empiece la sudoración. Las personas que padecen sudor excesivo pueden experimentar algunas de las siguientes situaciones:

  • Tratar constantemente de limpiar las manos.
  • Evitar dar la mano.
  • Dificultad para escribir a máquina, a lápiz y manejar documentos.
  • Dificultad de ponerse el maquillaje y usar ropa.
  • Incomodidad para iniciar relaciones íntimas y se siente socialmente aislado.
  • Falta de concentración, preocupación y ansiedad.
  • Dificultad para manejar dinero o tocar instrumentos musicales.
  • Dificultad para hacerse la manicura.

Un firme y sólido apretón de manos, a menudo se convierte en una importante primera impresión. Para aquellos que sufren de hiperhidrosis palmar, ese primer apretón de manos puede ser un evento terrible que conduce a evitar muchos encuentros profesionales y sociales potencialmente beneficiosos. Muchas personas pueden interpretar un apretón de menos húmedo y frío como un signo de inseguridad, que en una entrevista de trabajo puede traducirse a falta de confianza en sí mismo. En consecuencia, esto puede obstaculizar el éxito y los logros en la vida profesional, académica y social de los individuos afectados. Algunas personas ocultan sus manos bajo sus brazos, detrás de la espalda o debajo de sus muslos para evitar el abrazo.

Gran parte de lo que nos hace quienes somos es cómo los demás nos perciben y lo más importante aún, cómo nos percibimos a nosotros mismos. Las personas con sudoración excesiva luchan constantemente con este problema durante toda su vida. La ansiedad puede acumularse cuando uno teme la vergüenza de sudoración excesiva o rubor facial. En última instancia, las relaciones personales y profesionales pueden sufrir a causa de la condición, ya que uno tiene poco o ningún control sobre sí mismo.

Tratar la hiperhidrosis en las manos

Existen muchas formas de tratamiento disponibles para la sudoración excesiva en las manos. Las formas leves de hiperhidrosis palmar responden bien al tratamiento médico, incluyendo medicamentos orales, iontoforesis y antitranspirantes tópicos. El tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo de la hiperhidrosis palmar se reserva para las formas graves o refractarias de esta afección.

La sudoración excesiva de las manos o hiperhidrosis palmar es un problema molesto, vergonzoso, que afecta a la confianza de uno mismo. Desde echar a perder un papeleo a tener apretones de manos resbaladizos, las palmas sudorosas pueden influir negativamente en su vida social, su educación y su carrera profesional.

Pero por suerte, hay tratamientos disponibles, que funcionan y son efectivos para tratar el sudor en las palmas.

La primera línea de defensa contra las manos sudorosas son los antitranspirantes. Al igual que para la hiperhidrosis en otras zonas, como en las axilas, los antitranspirantes pueden emplearse también en las manos. Los antitranspirantes no son invasivos, son tópicos (aplicados en la parte superior de la piel), y están disponibles en un número de productos y marcas diferentes; regulares, con fuerza clínica y con receta médica. La mayoría de los médicos recomiendan comenzar con fórmulas más leves (productos regulares de venta libre) y si éstos no proporcionan suficiente alivio de los síntomas, se pasa a fórmulas más fuertes (con receta médica). El modo cómo utilizar los antitranspirantes también es importante. Debe aplicarse por la noche antes de acostarse y sobre la piel totalmente seca para evitar la irritación.

Hiperhidrosis palmar

Si los antitranspirantes no te dan el alivio que necesitas, la siguiente opción es la iontoforesis. Si se utiliza correctamente y se ajusta a las situaciones individuales, la iontoforesis ha demostrado tener una tasa de éxito muy alta (83% de acuerdo con la Academia Americana de Dermatología) para las personas con hiperhidrosis en las manos y/o los pies.

En la iontoforesis se emplea un aparato médico, ya sea en el consultorio médico o en casa. El mecanismo médico consiste en barreños de agua que conducen una corriente eléctrica suave a través de la superficie de la piel. No se entiende por completo cómo o por qué funciona la iontoforesis, pero actualmente se cree que las partículas minerales y eléctricas en combinación con el agua trabajan conjuntamente espesando microscópicamente la capa externa de la piel, que bloquea el flujo de sudor a la superficie de la piel. Una vez que esta salida del sudor se bloquea o se interrumpe, a menudo la producción de sudor en las palmas y las plantas de repente y de manera espectacular, es desactivada.

Otra opción de tratamiento para el sudor de las palmas es el Botox, también conocido como toxina botulínica tipo A. Un profesional médico experimentado puede inyectar Botox en las palmas de las manos para reducir drásticamente la sudoración. Los efectos son duraderos (unos 6 meses), pero las inyecciones pueden ser dolorosas para la mayoría de los pacientes. Para ayudar a que las inyecciones sean más cómodas, los profesionales médicos experimentados están recurriendo a una técnica simple de formación de hielo, pero aún y así, se debe ser consciente de que las molestias durante las inyecciones de Botox para la hiperhidrosis palmar, son una desventaja potencial.

El uso de Botox para el tratamiento de la hiperhidrosis es más efectivo cuando es realizado por un médico que ha recibido formación especial y tiene experiencia con el procedimiento. Para encontrar un profesional médico en tu zona, que esté familiarizado con los tratamientos de hiperhidrosis, es recomendable preguntar a conocidos o al médico de cabecera.

Aunque la mayoría de la gente encuentra que los antitranspirantes, la iontoforesis, las inyecciones de Botox, o que una combinación de los tres es suficiente para gestionar la excesiva sudoración de manos; por otro lado, están aquellos que buscan una acción definitiva. Si los tratamientos menos invasivos han demostrado ser insuficientes, la simpatectomía torácica endoscópica (ETS) puede ser considerada como un último recurso. La ETS tiene riesgos significativos asociados, sobre todo un efecto secundario llamado sudoración compensatoria (sudoración excesiva irreversible en grandes áreas del cuerpo) y sólo debe utilizarse en casos extremos, después de un juicio a fondo de todas las demás opciones.