Hiperhidrosis en niños

¿Qué es la hiperhidrosis?

Hiperhidrosis es el término médico que se utiliza para referirse a la sudoración excesiva de alguna parte del cuerpo.

Hiperhidrosis en niños

Por lo general, el sudor mantiene nuestra temperatura corporal constante. El sudor se evapora en la piel creando un efecto de enfriamiento para el cuerpo. Cuando el cuerpo está produciendo mucho más sudor del que necesita para mantenerse fresco, a esto se le llama hiperhidrosis.

La hiperhidrosis afecta más comúnmente a los niños, adolescentes y adultos jóvenes. Su aparición puede ocurrir a cualquier edad y etapa de desarrollo. El aumento de la sudoración en los niños puede ser desencadenada por ciertas circunstancias, como la ansiedad, los alimentos picantes, bebidas con cafeína, ejercicio, temperatura del aire caliente y fiebre. Quizá puedas o no ser capaz de identificar un factor desencadenante específico en tu hijo. Debes ver a un médico si piensas que la cantidad de sudor que se produce es más de la necesaria para mantener el cuerpo a una temperatura constante.

Tipos de hiperhidrosis infantil

Hay 2 tipos de hiperhidrosis: generalizada y focal.

  • En la hiperhidrosis generalizada la sudoración excesiva se produce en todo el cuerpo.
  • En la hiperhidrosis focal se produce en una parte específica del cuerpo. Esto puede incluir las axilas, plantas de los pies, palmas de las manos, cara u otras áreas.

Causas de la hiperhidrosis en niños

En general, la hiperhidrosis es causada porque las glándulas sudoríparas son demasiado activas. La hiperhidrosis generalizada es más frecuentemente causada por una condición médica, como:

  • Una infección.
  • Una enfermedad crónica.
  • Un trastorno que altera el equilibrio natural de las hormonas del cuerpo.

La hiperhidrosis focal es causada por un problema en el sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático controla muchas funciones corporales automáticas, incluyendo la sudoración. Este problema puede ser causado en parte por la genética.

Diagnóstico de la hiperhidrosis en niños

Examen físico

La hiperhidrosis se diagnostica mediante un examen físico. A veces, las pruebas médicas se utilizan para descartar cualquier condición que pueda ser la causa de la sudoración excesiva.

Otras pruebas

El médico puede hacer algunas pruebas adicionales sencillas para confirmar la condición, tales como las siguientes:

  • Prueba de yodo de almidón: una solución de yodo se aplica al área que presenta sudoración y luego se esparce almidón sobre la zona. Un color azul o púrpura oscuro muestra las zonas de sudor excesivo.
  • Prueba de papel: un tipo especial de papel se coloca en la zona donde se produce la sudoración excesiva. El sudor es absorbido en el papel y entonces el papel se pesa. El peso del papel muestra la cantidad de sudor que se absorbe.

Tratamientos para la hiperhidrosis en niños

Tratamientos tópicos

Los tratamientos tópicos son medicamentos que se ponen en la piel. Los tratamientos tópicos para la hiperhidrosis son los antitranspirantes y medicamentos anticolinérgicos tópicos.

Hiperhidrosis infantil

Los antitranspirantes se utilizan para ayudar a disminuir la cantidad de sudor que se produce. La mayoría de las personas con hiperhidrosis encuentran que los antitranspirantes normales no funcionan para ellos. Algunos antitranspirantes que contienen cloruro de aluminio pueden funcionar bien. Estos se pueden encontrar tanto en venta libre como con receta médica.

También se han utilizado medicamentos anticolinérgicos tópicos. Estos medicamentos bloquean la estimulación nerviosa de las glándulas sudoríparas, haciendo que se produzca menos sudor. Estos tratamientos pueden o no pueden funcionar bien, ya que es difícil que el medicamento sea absorbido por la piel.

Medicamentos orales

A veces, los médicos recomiendan medicamentos anticolinérgicos orales para reducir la sudoración. Son medicamentos que se toman por vía oral. Algunos ejemplos de medicamentos anticolinérgicos orales son la propantelina, el glicopirrolato y el clorhidrato de oxibutinina.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios tales como:

  • Sequedad en la boca.
  • Estreñimiento (evacuaciones intestinales difíciles).
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Problemas urinarios.
  • Visión borrosa.

Inyecciones de toxina botulínica Tipo A (Botox)

Las inyecciones de toxina botulínica se utilizan para la hiperhidrosis focal en el área de la axila. La toxina botulínica bloquea las señales de los nervios que van a la glándula sudorípara. Las inyecciones se realizan en la piel con una aguja muy fina. Los efectos secundarios pueden incluir dolor en el lugar de la inyección, prurito y dolor de cabeza.

La iontoforesis

Durante la iontoforesis, ambas manos y pies del niño se sumergen en un recipiente con agua, a través del cual pasa una corriente eléctrica. Aunque no se sabe completamente por qué este tratamiento funciona, existe la probabilidad de que interrumpe la función de las glándulas sudoríparas.

Este tratamiento puede necesitar muchas sesiones para disminuir la sudoración a niveles normales. Los efectos secundarios pueden incluir piel seca o descamada.

Cirugía

La simpatectomía torácica endoscópica (ETS) es un procedimiento en el que se cortan los nervios que causan la sudoración excesiva. La cirugía es más a menudo un último recurso para el tratamiento de la hiperhidrosis en niños. Los riesgos de la cirugía incluyen infección, sangrado y daño en los nervios.

Apoyo al niño con hiperhidrosis

Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para ayudar a tu niño a hacer frente a la sudoración excesiva:

  • Proporciona educación a tu hijo acerca de la hiperhidrosis. Sé honesto y abierto con él. El conocimiento puede proporcionarle poder y consuelo.
  • Discute la situación con el director del colegio, los maestros y profesores de las actividades extraescolares. Si ellos saben sobre la enfermedad de tu hijo, estarán más propensos a apoyar a tu hijo. Dale al niño la opción de informar a sus compañeros.
  • Crea buenas resoluciones y maneras de hacer frente a los problemas. Demuestra y explica a tu hijo que está bien mostrar y compartir los sentimientos. Es importante que los sentimientos de ambos, se compartan y dirijan. Si tú o tu hijo estáis teniendo dificultades para hacer frente a la hiperhidrosis, es posible que desees considerar hablar con un consejero.
  • Escucha a tu hijo. Esta condición puede ser muy embarazosa para los niños, por lo que es muy difícil para ellos hablar sobre el tema. Ayuda a tu hijo a encontrar a alguien en quien pueda confiar y hablar.
  • Anima al niño a realizar actividades de interés y disfrute, y aquellas que puedan promover la autoconfianza y la autoestima positiva. Proporciona a tu hijo mensajes positivos y elogios.
  • Dale a tu hijo la opción de interactuar con otros niños que tienen hiperhidrosis. Esto puede proporcionar apoyo y una vía cómoda a través del cual el niño pueda compartir experiencias.
  • Trabaja con tu hijo creando un libro de registro para realizar un seguimiento de los posibles desencadenantes y las diferentes técnicas de gestión que él/ella ha experimentado. Lleva un registro de lo que funciona y lo que no funciona y los sentimientos que se plantean en ti y tu hijo. Esto ayudará al niño a entender mejor y lograr algunos sentimientos de control sobre su condición.

Puntos clave en la hiperhidrosis infantil

  • La hiperhidrosis es el término para la sudoración excesiva.
  • Hay 2 tipos de hiperhidrosis. Un tipo que se produce en todo el cuerpo. El otro tipo se produce en ciertas partes del cuerpo como las axilas, plantas de los pies, las palmas de las manos y la cara.
  • El médico de tu hijo puede diagnosticar la hiperhidrosis con un examen, pruebas de yodo de almidón simples o una prueba de papel.
  • Existen muchos tratamientos que el médico experimentado en la hiperhidrosis puede recomendar.