Tratamiento de la hiperhidrosis palmar

¿Qué es la hiperhidrosis palmar?

La sudoración excesiva en manos, cuyo término médico es hiperhidrosis palmar, se refiere a la transpiración profusa (sudoración excesiva) de las palmas. La hiperhidrosis palmar es una forma de hiperhidrosis focal, es decir, sudoración profusa que afecta a una zona del cuerpo. Las palmas sudorosas pueden ir acompañadas de sudoración profusa de los pies, la frente, las axilas o ser parte de la hiperhidrosis general (sudoración profusa por todo el cuerpo). La hiperhidrosis se refiere a la transpiración profusa más allá de las necesidades de termorregulación del cuerpo (control de temperatura).

Tratamiento de la hiperhidrosis palmar

Síntomas de la hiperhidrosis palmar

La intensidad de los síntomas puede variar entre los enfermos y los factores desencadenantes deben tenerse en cuenta cuidadosamente. Los síntomas comunes incluyen:

  • La transpiración de las manos puede variar de transpiración leve a grave con resultado del goteo del sudor.
  • Puede percibirse una diferencia entre la temperatura de la superficie palmar en comparación con la temperatura de la superficie de otras partes del cuerpo.
  • El desprendimiento (peeling) de la piel puede notarse en la transpiración profusa.
  • Los episodios de sudoración profusa pueden ir seguidos de períodos de extrema sequedad en la superficie palmar.
  • La hiperhidrosis a menudo comienza en la pubertad, y los antecedentes familiares son reportados frecuentemente.

Los efectos secundarios de la hiperhidrosis palmar pueden dar lugar a dos efectos psicosociales, así como la dificultad en la realización de ciertas tareas o de manipulación. Las víctimas de la hiperhidrosis palmar a menudo son reacios a participar en acciones socialmente esperadas, como dar la mano o tocar a sus seres queridos. La vergüenza de hacer frente a esta condición puede afectar el nivel de interactividad en ambas situaciones sociales y laborales. La dificultad con la sujeción de objetos, equipos o ensuciar los dispositivos electrónicos como teclados pueden afectar el desempeño laboral. Las actividades diarias como escribir con una pluma o un recuento de billetes en efectivo es a menudo difícil.

Para tratar la hiperhidrosis palmar

El primer paso en la evaluación de la hiperhidrosis es diferenciar entre la hiperhidrosis generalizada y focal.

Una investigación a fondo del caso del paciente, tomando sus datos y antecedentes médicos suele ser suficiente para diagnosticar la hiperhidrosis palmar y cualesquiera factores desencadenantes (medicamentos recetados, narcóticos, alcoholismo, etc.).

Los criterios diagnósticos de la hiperhidrosis focal primaria (incluyendo la hiperhidrosis palmar) incluyen:

Sudoración bilateral y relativamente simétrica.

Frecuencia de al menos 1 episodio por semana.

Deterioro de las actividades diarias.

La edad de inicio antes de 25 años.

Antecedentes familiares.

El cese de la sudoración durante el sueño.

Las pruebas para encontrar el tratamiento óptimo pueden incluir:

  • Pueden ser necesarios estudios hematológicos para identificar trastornos de la tiroides (pruebas de función tiroidea para T3 y T4 , así como anticuerpos de tiroides) y la diabetes (glucosa en sangre en ayunas o una prueba de tolerancia a la glucosa).
  • Los rayos X y la resonancia magnética ayudará en el diagnóstico de la tuberculosis, la neumonía y tumores.
  • La conductividad eléctrica superficial puede monitorear como cualquier hiperhidrosis reduce la resistencia eléctrica de la piel.
  • Prueba del sudor termorregulador utiliza polvo indicador sensible a la humedad para controlar la humedad. Los cambios en el color del polvo a temperatura ambiente destacarán las zonas de mayor transpiración.

Tratamiento conservador de la hiperhidrosis palmar

Hiperhidrosis palmar tratamiento

El tratamiento conservador debe ir acompañado de tratamiento prescrito por un médico para reducir los síntomas.

  • El asesoramiento puede ser eficaz en el manejo de la hiperhidrosis palmar primaria en casos de etiología mental-emocional.
  • Los alimentos desencadenantes y agravantes deben tenerse en cuenta, si es posible y relevantes cambios en la dieta deben ser implementados.
  • La prevención eficaz de la hiperhidrosis palmar secundaria es difícil con el tratamiento conservador y el tratamiento farmacológico o la cirugía puede ser necesarios.
  • La excesiva actividad física y los extremos de calor pueden ser dos factores desencadenantes que se deben evitar en la medida de lo posible.
  • En los casos de diabetes, una dieta de glucosa controlada con bajo índice glucémico puede mejorar la tolerancia a la glucosa que podría ayudar en la hiperhidrosis palmar.
  • La abstinencia de alcohol y narcóticos es recomendable si es el factor causante de las palmas sudorosas.
  • Los estimulantes como la cafeína y la nicotina pueden agravar la hiperhidrosis palmar y deben implementarse los cambios pertinentes en la dieta y estilo de vida.
  • Los compuestos antitranspirantes, como el cloruro de aluminio se pueden aplicar en las palmas para reducir la humedad. Las investigaciones recientes sobre una espuma de aluminio sesquiclorhidrato ha demostrado que es eficaz en la reducción del sudor en la hiperhidrosis palmar.
  • Tratamiento para la sudoración en las palmas

    El protocolo terapéutico estándar puede diferir entre los casos de hiperhidrosis palmar en función de la historia clínica y la patología subyacente.

    • Los fármacos anticolinérgicos tienen un efecto directo sobre el sistema nervioso simpático aunque hay numerosos efectos secundarios.
    • El tratamiento debe estar dirigido a los factores que contribuyen.
    • La iontoforesis implica el uso de medidas electroterapéuticos para reducir la actividad de las glándulas sudoríparas.
    • Las inyecciones de toxina botulínica en la zona afectada pueden ser útiles por sus efectos anticolinérgicos.
    • La cirugía debe ser considerada si la terapia con medicamentos resulta ineficaz. La simpatectomía transtorácica endoscópica consiste en la resección de la inervación simpática de la zona afectada. Esto evita la estimulación del nervio de la glándula del sudor de las palmas. Sin embargo la cirugía tiene una serie de complicaciones, incluyendo la sudoración compensatoria.

    Botox para la hiperhidrosis palmar

    La toxina botulínica se administra sobre la piel de las manos afectada con múltiples inyecciones que están espaciados en el área con una distancia de 1 cm. El tratamiento reduce la sudoración en un 90% mediante el bloqueo de las señales entre los nervios y las glándulas sudoríparas.

    Antitranspirantes para la hiperhidrosis palmar

    Antes de probar la toxina botulínica es recomendable probar los tratamientos simples primero. Los antitranspirantes que contienen un alto contenido de aluminio funcionan mediante la formación de un tapón de gel en el conducto de la glándula de sudor, bloqueando la glándula sudorípara. Las marcas de los productos que tienen una alta concentración (15% o más) incluyen Maxim, Drysol, CertainDri, Odaban, Anhydrol Forte, Dricolor y B+Drier.

    Medicamentos para la hiperhidrosis palmar

    Los medicamentos orales tienen una alta tasa de efectos secundarios intolerables, incluyendo somnolencia, náuseas, visión borrosa, boca seca, latidos rápidos del corazón, estreñimiento y retención urinaria.

    Los polvos de talco pueden proporcionar un alivio limitado.

    Iontoforesis para la hiperhidrosis palmar

    La iontoforesis es un dispositivo electrónico no invasivo que bloquea temporalmente los conductos del sudor. El dispositivo se puede utilizar cada pocos días durante un período de 20-30 minutos para aliviar el problema.

    Simpatectomía para la hiperhidrosis palmar

    La simpatectomía toracoscópica ETS es un procedimiento quirúrgico que puede realizarse para abordar de forma permanente el exceso de sudoración. Los informes de los cirujanos que practican este procedimiento informan que es 80% efectivo. Requiere anestesia general y puede tener efectos secundarios importantes tales como daño a los nervios, cicatrización e hiperhidrosis compensatoria.