Remedios caseros para la hiperhidrosis

Para la mayoría de nosotros la sudoración no representa un gran problema ya que sudar es algo natural e incluso en ocasiones, lo hacemos abundantemente. Aunque apestoso e incómodo, el sudor en verdad es útil en la regulación de la temperatura corporal y cuando nuestra temperatura corporal aumenta, las glándulas sudoríparas entran en juego y secretan un líquido acuoso que enfría nuestro cuerpo. Sin embargo, la sudoración excesiva puede ser y causar molestias, así como situaciones vergonzosas. Sudar bajo circunstancias naturales como mientras se hace un trabajo manual o haciendo ejercicio o sudar durante un día caluroso es normal, pero la sudoración excesiva sin una razón hace saltar la alarma de qué sucede.

Remedios caseros para la hiperhidrosis

¿Qué es el sudor?

El sudor es producido por las glándulas sudoríparas que se encuentran en la dermis (la capa interna de la piel) y se compone de un fluido que contiene agua, proteínas las glándulas sudoríparas, lípidos y ciertos minerales. Hay dos tipos de glándulas sudoríparas: las ecrinas - (que se encuentran en toda la superficie de la piel) y las apocrinas (que se encuentran principalmente en las axilas y la región de la ingle). Las glándulas ecrinas, contienen hasta un 90% de agua, comienzan a producir sudor poco después del nacimiento y funcionan como reguladores térmicos en nuestro cuerpo. Por otro lado, las glándulas apocrinas están relacionados con las hormonas y se piensa que salen en la pubertad. Se supone que son señales de comunicación, ya que contienen ciertas sustancias químicas como las feromonas y su liberación está ligada a nuestras emociones. No contienen tanta agua, y la concentración de lípidos, proteínas y hormonas es principalmente la responsable del olor corporal y la decoloración, ya que las bacterias crecen muy fácilmente en este sudor.

¿Por qué sudamos?

El sudor es un mecanismo biológico natural de nuestro cuerpo, que ayuda a regular la temperatura corporal y mantenernos frescos durante un ambiente más caliente y húmedo o después de una extenuante sesión de ejercicios. También rompemos a sudar cuando estamos estresados ​​emocionalmente o asustados.

Causas de la sudoración excesiva

  • Ejercicio: Durante el ejercicio o el duro trabajo manual, la temperatura de nuestro cuerpo se eleva, causando que nuestras glándulas sudoríparas trabajen horas extras produciendo sudor extra para ayudar a que el cuerpo se enfríe.
  • Estrés o desequilibrio emocional: La sudoración causada en momentos de estrés es secretada por las glándulas apocrinas y está indicado con las palmas sudorosas, las plantas y las axilas. Por ejemplo, los ataques de pánico y la depresión inducen a la sudoración excesiva y a veces, es necesario tomar medicamentos para curar esto.
  • Dieta: Comer una dieta rica en grasas y alimentos picantes también puede causar sudoración excesiva, especialmente en la cabeza y la cara. El consumo de alcohol y el tabaquismo son también motivo de exceso de sudoración y el olor corporal.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos pueden causar sudoración y son uno de los efectos secundarios de ciertos antibióticos.
  • Cambios hormonales: Las mujeres suelen experimentar sudoración excesiva durante la menopausia, como resultado de los cambios hormonales que ocurren en el cuerpo y está indicado por los sofocos. El embarazo también puede causar fluctuaciones hormonales, lo que lleva a una transpiración excesiva.
  • El tiempo: Vivir en zonas costeras puede ser molesto para la mayoría de la gente ya que el clima cálido y húmedo hace sudar profusamente e incluso, se tiende a empezar a sudar después de una ducha.
  • Obesidad: El sobrepeso también contribuye a la sudoración excesiva, ya que el cuerpo tiene que trabajar más para llevar a cabo sus funciones normales.
  • Enfermedades: La sudoración excesiva es uno de los síntomas de muchos trastornos físicos, como ataques al corazón, diabetes, la enfermedad de Parkinson o incluso el cáncer. Si la sudoración que se padece no está relacionada con ninguno de los factores mencionados anteriormente, es necesaria una inmediata visita al médico, para comprobar la gravedad de la sudoración.
  • Remedios caseros para la hiperhidrosis

    Remedios naturales para la sudoración excesiva

    También conocida como hiperhidrosis, la sudoración excesiva puede ser reconocida cuando sudamos sin razón aparente. El sudor excesivo en las palmas de las manos, las plantas de los pies y las axilas y región de la ingle son signos de sudoración anormal. Hay maneras de luchar contra los problemas emocionales relacionados con la sudoración excesiva. Hay una serie de hierbas y remedios caseros para la sudoración excesiva que puede ser muy eficaces en la reducción de los niveles de sudor. Algunos de ellos son:

    • Jugo de tomate: Tomar un vaso de jugo de tomate diariamente durante una semana por lo general ayuda a reducir la sudoración.
    • Vinagre de manzana: Una excelente manera de controlar la sudoración excesiva es con el vinagre de sidra de manzana y puede ser utilizado tanto externa como internamente. Aplicar un poco de esto en las axilas para ayudar a eliminar el olor corporal o bien si se quiere tomar internamente, añadir dos cucharaditas de miel a dos cucharaditas de vinagre y tomarlo al día durante una semana con el estómago vacío. Para los pies sudorosos, aplicar este vinagre uniformemente después de lavar y secar los pies.
    • Almidón de maíz: Puede ser utilizado como un sustituto de los desodorantes, que a menudo conducen a alergias y la decoloración de la piel. Aplicar generosamente bajo las axilas.
    • Patata: Trata de cortar una patata y frótala en las zonas sudorosas.
    • Té verde: La gente avala el efecto que tiene tomar una taza de té verde todos los días para deshacerse del sudor excesivo e incluso, lo llaman una "cura milagrosa".
    • Aceite de árbol de té: Tiene propiedades astringentes y es también un agente anti hongos y puede ser aplicado como una capa delgada debajo de las axilas, manos y pies y el área de la ingle.
    • Salvia: Es un antitranspirante eficaz, esta hierba para cocinar se puede utilizar mezclando las hojas e incorporándolas a la dieta; como en sopas y pastas. Puedes incluso hervir 1 cucharadita de hojas secas de salvia y dejarlas reposar durante 24 horas a temperatura ambiente. Limpiarlas y secarlas bien y aplicarlas sobre zonas como las axilas, los pies, las manos, por lo menos tres veces al día.
    • Bardana: Es una hierba de sabor amargo y es preferible tomar esto en forma de infusión, una cucharadita tres veces al día. La bardana desvía sudor extra a los ganglios linfáticos, los riñones y los intestinos, reduciendo así el exceso de sudor que sale a través del cuerpo.
    • Jugo de hierba de trigo: el extracto acuoso de la hierba de trigo es un remedio casero eficaz para la reducción de la sudoración excesiva. Un vaso al día ayuda a neutralizar los ácidos y diluir las toxinas y también es una buena fuente de proteínas, la vitamina C y la vitamina B- 12.
    • Bolsas de té: Aunque pueda parecer raro, las bolsitas de té empapadas en agua caliente actúan como un desodorante eficaz ya que el té contiene ácido tánico que tiene propiedades astringentes. Remoja las manos y los pies en agua tibia con un mínimo de cinco bolsitas de té durante media hora y notarás la diferencia.

    Remedios caseros contra el sudor

    Como ya hemos visto, la sudoración también puede aumentar debido a la obesidad, los hábitos alimenticios poco saludables y el clima, así que ciertos cambios en el estilo de vida también ayudarán a hacer frente a este problema.

    • Dieta: Evita el uso de una dieta rica en grasas y en su lugar, toma una dieta rica en silicio, ya que ayuda a regular la producción de sudor. Las fresas, uvas y almendras son ricas en silicio. Bebe mucha agua para diluir las toxinas que causan el mal olor corporal. Evita el consumo de ajo, cebollas, cafeína, alcohol y aperitivos y otros alimentos fritos.
    • Ropa: Usa ropa suelta hecha de tejidos naturales como el algodón y el lino que ayudan a absorber el sudor. Cuando nuestro sudor no tiene ninguna posibilidad de secarse rápidamente en la piel, las bacterias se reunen, causando olor corporal especialmente en las axilas, las plantas de los pies y la ingle.

    Un estilo de vida saludable, la meditación y el yoga sin duda pueden favorecer mucho en la reducción de los niveles de sudoración. Mantenerse en forma haciendo ejercicio regularmente, comer alimentos saludables y llevar ropa adecuada son remedios naturales y caseros que ayudarán a solventar el problema con el sudor.